Bretaña romana

La Gran Bretaña romana es el período de la antigüedad clásica en el que gran parte de la isla de Gran Bretaña estaba bajo la ocupación del Imperio Romano . La ocupación duró desde el 43 d. C. hasta el 410 d. C. [1] : 129-131 [2] Durante ese tiempo, el territorio conquistado fue elevado al estado de provincia romana .

Julio César invadió Gran Bretaña en el 55 y el 54 a. C. como parte de sus Guerras de las Galias . [3] [4] Según César, los británicos habían sido invadidos o asimilados culturalmente por otras tribus celtas durante la Edad del Hierro británica y habían estado ayudando a los enemigos de César. [5] Recibió tributo, instaló al rey amigo Mandubracius sobre los Trinovantes y regresó a la Galia . Las invasiones planeadas bajo Augusto se cancelaron en 34, 27 y 25 a. C. En el año 40 d.C., Calígula reunió a 200.000 hombres en el Canal de la Mancha en el continente, solo para que recolectaran conchas marinas ( musculi ) según Suetonio , tal vez como un gesto simbólico para proclamar la victoria de Calígula sobre el mar. [6] Tres años más tarde, Claudio ordenó a cuatro legiones invadir Gran Bretaña y restaurar al rey exiliado Verica sobre los Atrebates . [7] Los romanos derrotaron a los Catuvellauni y luego organizaron sus conquistas como la provincia de Gran Bretaña (en latín : Provincia Britannia ). En el año 47 d.C., los romanos ocupaban las tierras al sureste de la Vía Fosa . El control sobre Gales se retrasó por los reveses y los efectos del levantamiento de Boudica , pero los romanos se expandieron constantemente hacia el norte.

La conquista de Gran Bretaña continuó bajo el mando de Cneo Julio Agrícola (77-84), quien expandió el Imperio Romano hasta Caledonia . En el verano del 84, Agrícola se enfrentó a los ejércitos de los caledonios , liderados por Calgacus , en la batalla de Mons Graupius . Tácito estimó que las bajas en batalla eran más de 10.000 en el lado de Caledonia y alrededor de 360 ​​en el lado romano. El baño de sangre en Mons Graupius concluyó la conquista de Gran Bretaña durante cuarenta años, un período en el que murieron entre 100.000 y 250.000 británicos. [8] En el contexto de la guerra preindustrial y de una población total de Gran Bretaña de c. 2 millones, son cifras muy altas. [9]

Bajo los emperadores Adriano y Antonino Pío del siglo II , se construyeron dos murallas para defender la provincia romana de los caledonios, cuyos reinos en las Tierras Altas de Escocia nunca fueron controlados. Alrededor del 197 d. C., las Reformas de Severa dividieron Gran Bretaña en dos provincias: Britannia Superior y Britannia Inferior . [10] Durante las Reformas de Diocleciano , a finales del siglo III, Britannia se dividió en cuatro provincias bajo la dirección de un vicario , que administraba la Diócesis de los Británicos . [11] Una quinta provincia, Valentia , está atestiguada a finales del siglo IV. Durante gran parte del período posterior de la ocupación romana, Britania estuvo sujeta a invasiones bárbaras y, a menudo, estuvo bajo el control de usurpadores imperiales y pretendientes imperiales . La retirada romana final de Gran Bretaña ocurrió alrededor del 410; se considera que los reinos nativos formaron la Gran Bretaña subrromana después de eso.

Tras la conquista de los británicos, surgió una cultura romano-británica distintiva cuando los romanos introdujeron la agricultura mejorada , la planificación urbana , la producción industrial y la arquitectura . La diosa romana Britannia se convirtió en la personificación femenina de Gran Bretaña. Después de las invasiones iniciales, los historiadores romanos generalmente solo mencionan a Gran Bretaña de pasada. Por lo tanto, la mayor parte del conocimiento actual se deriva de investigaciones arqueológicas y pruebas epigráficas ocasionales que alaban los logros británicos de un emperador . [1] : 46.323 ciudadanos romanos se establecieron en Gran Bretaña de muchas partes del Imperio. [12]

Historia

Contacto temprano

Desembarco de Julio César

Gran Bretaña era conocida en el mundo clásico . Los griegos , los fenicios y los cartagineses comerciaron por estaño de Cornualles en el siglo IV a. C. [13] Los griegos se refirieron a las Cassiterides , o "islas de estaño", y las colocaron cerca de la costa occidental de Europa. [14] Se dice que el marinero cartaginés Himilco visitó la isla en el siglo VI o V aC y el explorador griego Pytheas en el IV. Se consideraba un lugar de misterio, y algunos escritores se negaban a creer que existiera. [15]

El primer contacto romano directo fue cuando Julio César emprendió dos expediciones en 55 y 54 a. C., como parte de su conquista de la Galia , creyendo que los británicos estaban ayudando a la resistencia gala. La primera expedición fue más un reconocimiento que una invasión completa y se afianzó en la costa de Kent, pero no pudo avanzar más debido a los daños causados ​​por las tormentas a los barcos y la falta de caballería. A pesar del fracaso militar, fue un éxito político, ya que el Senado romano declaró un día festivo de 20 días en Roma para honrar el logro sin precedentes de obtener rehenes de Gran Bretaña y derrotar a las tribus belgas al regresar al continente. [dieciséis]

La segunda invasión involucró a una fuerza sustancialmente mayor y César coaccionó o invitó a muchas de las tribus celtas nativas a pagar tributo y entregar rehenes a cambio de la paz. Un rey local amistoso, Mandubracius , fue instalado, y su rival, Cassivellaunus , fue llevado a un acuerdo. Se tomaron rehenes, pero los historiadores no están de acuerdo sobre si se pagó algún tributo después de que César regresara a la Galia. [17]

César no conquistó ningún territorio y no dejó tropas atrás, pero estableció clientes y llevó a Gran Bretaña a la esfera de influencia de Roma. Augusto planeó invasiones en 34, 27 y 25 a. C., pero las circunstancias nunca fueron favorables, [18] y la relación entre Gran Bretaña y Roma se convirtió en una de diplomacia y comercio. Estrabón , escribiendo a finales del reinado de Augusto, afirmó que los impuestos sobre el comercio generaban más ingresos anuales que cualquier conquista. [19] La arqueología muestra que hubo un aumento en los artículos de lujo importados en el sureste de Gran Bretaña. [20] Estrabón también menciona a los reyes británicos que enviaron embajadas a Augusto y la propia Res Gestae de Augusto se refiere a dos reyes británicos que recibió como refugiados. [21] Cuando algunos de los barcos de Tiberio fueron llevados a Gran Bretaña en una tormenta durante sus campañas en Alemania en el año 16 d. C., regresaron con historias de monstruos. [22]

Roma parece haber fomentado un equilibrio de poder en el sur de Gran Bretaña, apoyando a dos poderosos reinos: Catuvellauni , gobernado por los descendientes de Tasciovanus , y Atrebates , gobernado por los descendientes de Commius . [23] Esta política se siguió hasta el 39 o 40 d. C., cuando Calígula recibió a un miembro exiliado de la dinastía Catuvellaunian y planeó una invasión de Gran Bretaña que colapsó en circunstancias ridículas antes de que abandonara la Galia. [24] [25] Cuando Claudio invadió con éxito en 43 d. C., fue en ayuda de otro gobernante británico fugitivo, Verica de los Atrebates.

Invasión romana

Desembarco de los romanos en la costa de Kent ( Historia de Inglaterra de Cassell , Vol. I - autor anónimo y artistas, 1909).

La fuerza de invasión en el 43 d. C. fue dirigida por Aulus Plautius , [26] pero no está claro cuántas legiones fueron enviadas. La Legio II Augusta , comandada por el futuro emperador Vespasiano , fue la única atestiguada directamente que participó. [27] Se sabe que la IX Hispana , [28] la XIV Gemina (posteriormente denominada Martia Victrix ) y la XX (posteriormente denominada Valeria Victrix ) [29] sirvieron durante la revuelta de Boudican de 60/61, y probablemente estuvieron allí desde la invasión inicial. Esto no es seguro porque el ejército romano era flexible, y las unidades se movían cuando era necesario. La Legio IX Hispana puede haber estado estacionada permanentemente, con registros que la muestran en Eboracum ( York ) en 71 y en una inscripción de edificio allí fechada 108, antes de ser destruida en el este del Imperio, posiblemente durante la revuelta de Bar Kokhba . [30]

La invasión se retrasó por un motín de tropas hasta que un liberto imperial los persuadió de que superaran su miedo a cruzar el océano y hacer campaña más allá de los límites del mundo conocido. Navegaron en tres divisiones y probablemente desembarcaron en Richborough en Kent ; al menos parte de la fuerza pudo haber aterrizado cerca de Fishbourne, West Sussex . [31]

Conquistas bajo Aulo Plautio, centradas en el sudeste de Gran Bretaña, de valor comercial.

Los Catuvellauni y sus aliados fueron derrotados en dos batallas: la primera, asumiendo un desembarco de Richborough, en el río Medway , la segunda en el río Támesis . Uno de sus líderes, Togodumnus , murió, pero su hermano Carataco sobrevivió para continuar la resistencia en otros lugares. Plautio se detuvo en el Támesis y envió a buscar a Claudio, que llegó con refuerzos, incluida artillería y elefantes, para la marcha final a la capital de Catuvellaunian, Camulodunum ( Colchester ). Vespasiano sometió el suroeste, [32] Cogidubnus se estableció como un rey amigo de varios territorios, [33] y se hicieron tratados con tribus fuera del control romano directo.

Se establece el dominio romano

Después de capturar el sur de la isla, los romanos centraron su atención en lo que hoy es Gales . Los Silures , Ordovices y Deceangli permanecieron implacablemente opuestos a los invasores y durante las primeras décadas fueron el foco de la atención militar romana, a pesar de ocasionales revueltas menores entre aliados romanos como los Brigantes y los Iceni . Los Silures fueron dirigidos por Carataco , quien llevó a cabo una eficaz campaña de guerrillas contra el gobernador Publius Ostorius Scapula . Finalmente, en el 51, Ostorius atrajo a Carataco a una batalla fija y lo derrotó . El líder británico buscó refugio entre los brigantes, pero su reina, Cartimandua , demostró su lealtad entregándolo a los romanos. Fue llevado cautivo a Roma, donde un discurso digno que pronunció durante el triunfo de Claudio convenció al emperador de que le perdonara la vida. Los Silures todavía no estaban pacificados, y el ex marido de Cartimandua, Venutius, reemplazó a Caratacus como el líder más destacado de la resistencia británica. [34]

Con la adhesión de Nerón , la Gran Bretaña romana se extendió hasta Lindum al norte . Gaius Suetonius Paulinus , el conquistador de Mauritania (actual Argelia y Marruecos ), se convirtió en gobernador de Gran Bretaña, y en los años 60 y 61 se movió contra Mona ( Anglesey ) para ajustar cuentas con el druidismo de una vez por todas. Paulinus condujo a su ejército a través del estrecho de Menai y masacró a los druidas y quemó sus arboledas sagradas.

Mientras Paulinus estaba haciendo campaña en Mona , el sureste de Gran Bretaña se rebeló bajo el liderazgo de Boudica . Boudica era la viuda del rey recientemente fallecido de Iceni, Prasutagus. El historiador romano Tácito informa que Prasutago había dejado un testamento dejando la mitad de su reino a Nerón con la esperanza de que el resto quedara intacto. Él estaba equivocado. Cuando se hizo cumplir su voluntad, Roma respondió apoderándose violentamente de las tierras de la tribu en su totalidad. Boudica protestó. En consecuencia, Roma la castigó a ella y a sus hijas con flagelaciones y violaciones. En respuesta, los Iceni, junto con los Trinovantes , destruyeron la colonia romana en Camulodunum ( Colchester ) y derrotaron a la parte de la IX Legión que fue enviada para relevarla. Paulinus cabalgó hasta Londres (entonces llamado Londinium ), el próximo objetivo de los rebeldes, pero concluyó que no podía ser defendido. Abandonado, fue destruido, al igual que Verulamium (St. Albans). Se dice que entre setenta y ochenta mil personas murieron en las tres ciudades. Pero Paulinus se reagrupó con dos de las tres legiones todavía disponibles para él, eligió un campo de batalla y, a pesar de ser superado en número por más de veinte a uno, derrotó a los rebeldes en la Batalla de Watling Street . Boudica murió poco después, por veneno autoadministrado o por enfermedad. [35] [36] [37] Durante este tiempo, el emperador Nerón consideró retirar las fuerzas romanas de Gran Bretaña por completo. [38]

"> Reproducir medios
Fortaleza romana de Templeborough en South Yorkshire. La reconstrucción fue creada para los museos y galerías de Rotherham.

Hubo más disturbios en el 69, el " Año de los Cuatro Emperadores ". Mientras la guerra civil estallaba en Roma, los gobernadores débiles no pudieron controlar las legiones en Gran Bretaña, y Venutius de los Brigantes aprovechó su oportunidad. Los romanos habían defendido previamente Cartimandua contra él, pero esta vez no pudieron hacerlo. Cartimandua fue evacuada y Venutius se quedó con el control del norte del país. Después de que Vespasiano aseguró el imperio, sus dos primeros nombramientos como gobernador, Quintus Petillius Cerialis y Sextus Julius Frontinus , asumieron la tarea de someter a los Brigantes y Silures respectivamente. [39] [40] Frontinus extendió el dominio romano a todo el sur de Gales e inició la explotación de los recursos minerales, como las minas de oro en Dolaucothi .

En los años siguientes, los romanos conquistaron una mayor parte de la isla, aumentando el tamaño de la Gran Bretaña romana. El gobernador Gnaeus Julius Agricola , suegro del historiador Tácito , conquistó a los Ordovicos en el 78. Con la XX legión de Valeria Victrix , Agricola derrotó a los Caledonios en el 84 en la Batalla de Mons Graupius , en el norte de Escocia. [41] Este fue el punto más alto del territorio romano en Gran Bretaña: poco después de su victoria, Agrícola fue llamado de Gran Bretaña a Roma, y ​​los romanos se retiraron a una línea más defendible a lo largo del istmo Forth - Clyde , liberando a los soldados que tanto se necesitaban. a lo largo de otras fronteras.

Durante gran parte de la historia de la Gran Bretaña romana, un gran número de soldados estaban guarnecidos en la isla. Esto requería que el emperador designara a un hombre mayor de confianza como gobernador de la provincia. Como resultado, muchos emperadores futuros sirvieron como gobernadores o legados en esta provincia, entre ellos Vespasiano , Pertinax , y Gordiano I .

Ocupación y retirada del sur de Escocia

No existe una fuente histórica que describa las décadas que siguieron al retiro de Agricola. Incluso se desconoce el nombre de su reemplazo. La arqueología ha demostrado que algunos fuertes romanos al sur del istmo de Forth-Clyde fueron reconstruidos y ampliados; otros parecen haber sido abandonados. Se han encontrado monedas y cerámica romanas circulando en los asentamientos nativos en las Tierras Bajas de Escocia en los años anteriores al 100, lo que indica una creciente romanización . Algunas de las fuentes más importantes de esta época son las tablillas de escritura del fuerte de Vindolanda en Northumberland , que en su mayoría datan de los años 90-110. Estas tablillas proporcionan una evidencia vívida del funcionamiento de un fuerte romano en el borde del Imperio Romano, donde las esposas de los oficiales mantenían una sociedad educada mientras que los comerciantes, transportistas y personal militar mantenían el fuerte en funcionamiento y abastecido.

Alrededor de 105 parece haber habido un serio revés a manos de las tribus de los pictos de Alba : varios fuertes romanos fueron destruidos por el fuego, con restos humanos y armaduras dañadas en Trimontium (en la actual Newstead , en el sureste de Escocia), lo que indica hostilidades en al menos en ese sitio. También hay pruebas circunstanciales de que se enviaron refuerzos auxiliares desde Alemania, y en la lápida de un tribuno de Cirene se menciona una guerra británica sin nombre de la época . Las guerras dacias de Trajano pueden haber llevado a reducciones de tropas en el área o incluso a una retirada total seguida por el desprecio de los fuertes por parte de los pictos en lugar de una derrota militar no registrada. Los romanos también tenían la costumbre de destruir sus propios fuertes durante una retirada ordenada, para negar recursos a un enemigo. En cualquier caso, la frontera probablemente se movió hacia el sur hasta la línea del Stanegate en el istmo Solway - Tyne en esta época.

Muro de Adriano visto mirando al este desde Vercovicium (Housesteads)
Tabula Prima Europe . Una copia de 1486 del mapa de Ptolomeo de la Gran Bretaña romana del siglo II.

Una nueva crisis ocurrió al comienzo del reinado de Adriano (117): un levantamiento en el norte que fue reprimido por Quinto Pompeyo Falco . Cuando Adriano llegó a Britania en su famosa gira por las provincias romanas alrededor de 120, dirigió una extensa muralla defensiva, conocida en la posteridad como el Muro de Adriano , que se construyó cerca de la línea de la frontera de Stanegate. Adriano nombró a Aulus Platorius Nepos como gobernador para emprender este trabajo, quien trajo consigo la legión Legio VI Victrix desde Germania Inferior . Esto reemplazó a la famosa Legio IX Hispana , cuya desaparición ha sido muy discutida. La arqueología indica una considerable inestabilidad política en Escocia durante la primera mitad del siglo II, y la frontera cambiante en este momento debe verse en este contexto.

En el reinado de Antoninus Pius (138-161), la frontera de Adriano se extendió brevemente al norte hasta el istmo Forth-Clyde, donde se construyó el Muro Antonino alrededor del 142 tras la reocupación militar de las tierras bajas escocesas por un nuevo gobernador, Quintus Lollius Urbicus .

La primera ocupación Antonina de Escocia terminó como resultado de una nueva crisis en 155-157, cuando los Brigantes se rebelaron. Con opciones limitadas para enviar refuerzos, los romanos trasladaron sus tropas al sur, y este levantamiento fue reprimido por el gobernador Cneo Julio Verus . En un año, la Muralla Antonina fue recuperada, pero en 163 o 164 fue abandonada. La segunda ocupación probablemente estuvo relacionada con las empresas de Antonino para proteger a los Votadini o su orgullo por ampliar el imperio, ya que la retirada a la frontera de Adriano ocurrió poco después de su muerte cuando se pudo hacer una evaluación estratégica más objetiva de los beneficios del Muro de Antonino. . Los romanos no se retiraron por completo de Escocia en este momento: el gran fuerte de Newstead se mantuvo junto con siete puestos de avanzada más pequeños hasta al menos 180.

Durante el período de veinte años que siguió a la reversión de la frontera al Muro de Adriano en 163/4, Roma se ocupó de cuestiones continentales, principalmente problemas en las provincias del Danubio . El creciente número de tesoros de monedas enterradas en Gran Bretaña en este momento indica que la paz no se logró del todo. Se ha encontrado suficiente plata romana en Escocia para sugerir algo más que un comercio ordinario, y es probable que los romanos estuvieran reforzando los acuerdos de los tratados rindiendo tributo a sus implacables enemigos, los pictos.

En 175, una gran fuerza de caballería sármata , compuesta por 5.500 hombres, llegó a Britannia, probablemente para reforzar a las tropas que luchaban contra levantamientos no registrados. En 180, el Muro de Adriano fue violado por los pictos y el oficial al mando o gobernador murió allí en lo que Cassius Dio describió como la guerra más seria del reinado de Cómodo . Ulpius Marcellus fue enviado como gobernador de reemplazo y en 184 había ganado una nueva paz, solo para enfrentarse a un motín de sus propias tropas. Infelices con la severidad de Marcelo, intentaron elegir a un legado llamado Prisco como gobernador usurpador; él se negó, pero Marcelo tuvo suerte de salir vivo de la provincia. El ejército romano en Britania continuó su insubordinación: enviaron una delegación de 1.500 a Roma para exigir la ejecución de Tigidius Perennis , un prefecto pretoriano que, en su opinión, los había perjudicado anteriormente al enviar a miembros humildes a las filas de legados en Britannia. Cómodo se reunió con el grupo en las afueras de Roma y acordó que mataran a Perennis, pero esto solo los hizo sentir más seguros en su motín.

El futuro emperador Pertinax fue enviado a Britannia para sofocar el motín e inicialmente logró recuperar el control, pero estalló un motín entre las tropas. Pertinax fue atacado y dado por muerto, y pidió ser llamado a Roma, donde sucedió brevemente a Cómodo como emperador en 192.

Siglo tercero

La muerte de Cómodo puso en marcha una serie de acontecimientos que acabaron desembocando en una guerra civil. Tras el breve reinado de Pertinax, surgieron varios rivales por el emperador, incluidos Septimio Severo y Clodio Albino . Este último era el nuevo gobernador de Britannia, y aparentemente se había ganado a los nativos después de sus rebeliones anteriores; también controlaba tres legiones, lo que lo convertía en un reclamante potencialmente importante. Su rival en algún momento, Severus, le prometió el título de César a cambio del apoyo de Albino contra Pescennius Níger en el este. Una vez que Níger fue neutralizado, Severus se volvió contra su aliado en Britannia; es probable que Albinus viera que él sería el próximo objetivo y ya se estaba preparando para la guerra.

Albino cruzó a la Galia en 195, donde las provincias también le simpatizaban, y se estableció en Lugdunum . Severus llegó en febrero de 196 y la batalla que siguió fue decisiva. Albino estuvo cerca de la victoria, pero los refuerzos de Severus ganaron el día y el gobernador británico se suicidó. Severo pronto purgó a los simpatizantes de Albino y quizás confiscó grandes extensiones de tierra en Gran Bretaña como castigo.

Albino había demostrado el gran problema planteado por la Gran Bretaña romana. Para mantener la seguridad, la provincia requería la presencia de tres legiones; pero el mando de estas fuerzas proporcionó una base de poder ideal para rivales ambiciosos. El despliegue de esas legiones en otros lugares despojaría a la isla de su guarnición, dejando a la provincia indefensa contra los levantamientos de las tribus celtas nativas y contra la invasión de los pictos y escoceses .

La opinión tradicional es que el norte de Gran Bretaña cayó en la anarquía durante la ausencia de Albino. Cassius Dio registra que el nuevo gobernador, Virius Lupus , se vio obligado a comprar la paz de una rebelde tribu del norte conocida como los Maeatae . La sucesión de gobernadores militarmente distinguidos que fueron nombrados posteriormente sugiere que los enemigos de Roma planteaban un desafío difícil, y el informe de Lucius Alfenus Senecio a Roma en 207 describe a los bárbaros "rebelándose, invadiendo la tierra, saqueando y creando destrucción". Para rebelarse, por supuesto, uno debe ser un súbdito; los Maeatae claramente no se consideraban a sí mismos como tales. Senecio solicitó refuerzos o una expedición imperial, y Severus eligió esta última, a pesar de tener 62 años.

La evidencia arqueológica muestra que Senecio había estado reconstruyendo las defensas del Muro de Adriano y los fuertes más allá de él, y la llegada de Severus a Gran Bretaña llevó a las tribus enemigas a pedir la paz de inmediato. El emperador no había recorrido todo ese camino para irse sin una victoria, y es probable que quisiera brindarles a sus hijos adolescentes Caracalla y Geta una experiencia de primera mano en el control de una tierra bárbara hostil.

Campañas del norte, 208-211

Una invasión de Caledonia liderada por Severus y que probablemente contaba con alrededor de 20.000 soldados se trasladó al norte en 208 o 209, cruzando el Muro y atravesando el este de Escocia en una ruta similar a la utilizada por Agricola. Acosado por el castigo de las incursiones guerrilleras de las tribus del norte y frenado por un terreno implacable, Severus no pudo enfrentarse a los caledonios en un campo de batalla. Las fuerzas del emperador avanzaron hacia el norte hasta el río Tay , pero la invasión parece haber logrado poco, ya que se firmaron tratados de paz con los caledonios. Hacia el 210, Severus había regresado a York y la frontera se había convertido una vez más en el Muro de Adriano. Asumió el título de Britannicus, pero el título significaba poco con respecto al norte no conquistado, que claramente permanecía fuera de la autoridad del Imperio. Casi de inmediato, otra tribu del norte, los Maeatae , volvió a ir a la guerra. Caracalla partió con una expedición punitiva , pero al año siguiente su padre enfermo había muerto y él y su hermano abandonaron la provincia para reclamar el trono.

Como uno de sus últimos actos, Severus intentó resolver el problema de los gobernadores poderosos y rebeldes en Gran Bretaña dividiendo la provincia en Britannia Superior y Britannia Inferior . Esto mantuvo bajo control el potencial de rebelión durante casi un siglo. Las fuentes históricas brindan poca información sobre las décadas siguientes, un período conocido como la Larga Paz. Aun así, el número de tesoros enterrados encontrados en este período aumenta, lo que sugiere que los disturbios continúan. Se construyó una serie de fuertes a lo largo de la costa del sur de Gran Bretaña para controlar la piratería; y durante los siguientes cien años aumentaron en número, convirtiéndose en los Fuertes de la Costa Sajona .

A mediados del siglo III, el Imperio Romano se vio convulsionado por invasiones bárbaras, rebeliones y nuevos pretendientes imperiales. Britannia aparentemente evitó estos problemas, pero el aumento de la inflación tuvo su efecto económico. En 259 se estableció un llamado Imperio Galo cuando Postumo se rebeló contra Galieno . Britannia fue parte de esto hasta 274 cuando Aureliano reunió el imperio.

Alrededor del año 280, un oficial medio británico llamado Bonosus estaba al mando de la flota romana renana cuando los alemanes lograron quemarla anclada. Para evitar el castigo, se proclamó emperador en Colonia Agrippina ( Colonia ) pero fue aplastado por Marco Aurelio Probo . Poco después, un gobernador anónimo de una de las provincias británicas también intentó un levantamiento. Probo lo sofocó enviando tropas irregulares de vándalos y borgoñones a través del Canal.

La revuelta de Carausian condujo a un Imperio Británico de corta duración de 286 a 296. Carausius era un comandante naval menapiano de la flota británica ; se rebeló al enterarse de una sentencia de muerte ordenada por el emperador Maximiano acusado de haber instigado a piratas francos y sajones y haber desfalcado tesoros recuperados. Consolidó el control sobre todas las provincias de Gran Bretaña y algunas del norte de la Galia mientras Maximiano se ocupaba de otros levantamientos. Una invasión en 288 no pudo derrocarlo y se produjo una paz incómoda, con Carausius emitiendo monedas e invitando al reconocimiento oficial. En 293, el emperador joven Constancio Cloro lanzó una segunda ofensiva, asediando el puerto rebelde de Gesoriacum ( Boulogne-sur-Mer ) por tierra y mar. Después de su caída, Constancio atacó las otras posesiones galas de Carausio y los aliados de los francos y Carausio fue usurpado por su tesorero, Alecto . Julius Asclepiodotus aterrizó una flota de invasión cerca de Southampton y derrotó a Allectus en una batalla terrestre. [42] [43] [44] [45]

Las reformas de Diocleciano

Una posible disposición de las provincias tardorromanas, con Valentia entre las murallas.
Se señaló otro posible arreglo, con otras posibles colocaciones de Valentia .

Como parte de las reformas de Diocleciano , las provincias de Gran Bretaña romana se organizaron como una diócesis subordinada a un prefecto pretoriano residente con un emperador y desde 318 un prefecto con sede en Augusta Treverorum ( Trier ), Julius Bassus, prefecto del hijo de Constantino, Crispo.

Antes de este nombramiento, dos era el número canónico de prefectos (sin contar los de usurpadores). Las prefecturas territoriales aparecen por primera vez alrededor de 325. Cuatro se enumeran en 331. Es cierto que el vicario diocesano tenía su sede en Londinium como la ciudad principal de la diócesis, como lo había sido durante 250 años; [ cita requerida ] que Londinium y Eboracum continuaron como capitales provinciales; y que el territorio se dividió en provincias más pequeñas para la eficiencia administrativa y la presencia, ya que los gobernadores, hasta ahora principalmente funcionarios judiciales y administrativos, asumieron más deberes financieros (ya que los procuradores del Ministerio de Hacienda fueron eliminados gradualmente en las primeras tres décadas del siglo IV). siglo).

Los gobernadores fueron despojados del mando militar (proceso completado por 314), que fue entregado a los duces. La autoridad civil y militar ya no sería ejercida por un funcionario, con raras excepciones hasta mediados del siglo V, cuando se nombró un dux / gobernador para el Alto Egipto. Las tareas del vicario eran controlar y coordinar las actividades de los gobernadores; monitorear pero no interferir con el funcionamiento diario de Hacienda y Crown Estates, que tenían su propia infraestructura administrativa; y actuar como intendente general regional de las fuerzas armadas. En resumen, como único funcionario civil con autoridad superior, tenía la supervisión general de la administración, así como el control directo, aunque no absoluto, sobre los gobernadores que formaban parte de la prefectura; los otros dos departamentos fiscales no lo estaban.

La Lista de Verona de principios del siglo IV, la obra de Sextus Rufus de finales del siglo IV y la Lista de oficios de principios del siglo V y la obra de Polemius Silvius enumeran cuatro provincias con alguna variación de los nombres Britannia I , Britannia II , Maxima Caesariensis y Flavia Caesariensis ; todos estos parecen haber sido dirigidos inicialmente por un gobernador ( praeses ) de rango ecuestre . Las fuentes del siglo V enumeran una quinta provincia llamada Valentia y dan a su gobernador y a Maxima un rango consular . [46] Amiano menciona a Valentia también, describiendo su creación por el Conde Teodosio en 369 después de la sofocación de la Gran Conspiración . Amiano lo consideró una recreación de una provincia anteriormente perdida [47], lo que llevó a algunos a pensar que había habido una quinta provincia anterior con otro nombre (¿puede ser la enigmática "Vespasiana"? [48] ), y llevó a otros a colocar a Valentia más allá del Muro de Adriano , en el territorio abandonado al sur del Muro Antonino .

Las reconstrucciones de las provincias y capitales de provincia durante este período se basan parcialmente en registros eclesiásticos . Suponiendo que los primeros obispados imitaban la jerarquía imperial, los eruditos utilizan la lista de obispos del 314 Concilio de Arles . Desafortunadamente, la lista es evidentemente corrupta: se dice que la delegación británica incluye un obispo "Eborius" de Eboracum y dos obispos "de Londinium " (uno de civitate Londinensi y el otro de civitate colonia Londinensium ). [51] El error se corrige de diversas formas: el obispo Ussher propuso Colonia , [52] Selden Col. o Colón. Camalodun. , [53] y Spelman Colonia Cameloduni [54] (todos los nombres de Colchester ); [56] Gale [57] y Bingham [58] ofrecieron la colonia Lindi y Henry [59] Colonia Lindum (ambos Lincoln ); y el obispo Stillingfleet [60] y Francis Thackeray lo interpretaron como un error de escritura de Civ. Coronel Londin. para un Civ original . Col. Leg. II ( Caerleon ). [50] Sobre la base de la Lista de Verona, el sacerdote y el diácono que acompañaron a los obispos en algunos manuscritos se adscriben a la cuarta provincia.

En el siglo XII, Gerald de Gales describió las sedes supuestamente metropolitanas de la iglesia británica primitiva establecida por los legendarios SS  Fagan y " Duvian ". Colocó a Britannia Prima en Gales y el oeste de Inglaterra con su capital en " Urbs Legionum " ( Caerleon ); Britannia Secunda en Kent y el sur de Inglaterra con su capital en " Dorobernia " ( Canterbury ); Flavia en Mercia y el centro de Inglaterra con su capital en " Lundonia " ( Londres ); " Maximia " en el norte de Inglaterra con capital en Eboracum ( York ); y Valentia en " Albania que ahora es Escocia " con su capital en St Andrews . [61] [62] Los eruditos modernos generalmente discuten lo último: en algún lugar Valentia en o más allá del Muro de Adriano, pero St Andrews está más allá incluso del Muro Antonino y Gerald parece haber estado simplemente apoyando la antigüedad de su iglesia por razones políticas.

Una reconstrucción moderna común sitúa la provincia consular de Máxima en Londinium, sobre la base de su condición de sede del vicario diocesano; coloca a Prima en el oeste según el relato tradicional de Gerald, pero traslada su capital a Corinium of the Dobunni ( Cirencester ) sobre la base de un artefacto recuperado allí que hace referencia a Lucius Septimius, un rector provincial ; coloca a Flavia al norte de Maxima, con su capital en Lindum Colonia ( Lincoln ) para que coincida con una enmienda de la lista de obispos de Arles; [65] y coloca a Secunda en el norte con su capital en Eboracum (York). Valentia se coloca de diversas maneras en el norte de Gales alrededor de Deva ( Chester ); junto al Muro de Adriano alrededor de Luguvalium ( Carlisle ); y entre las paredes a lo largo de Dere Street .

4to siglo

Constancio Cloro regresó en 306, a pesar de su mala salud, con el objetivo de invadir el norte de Gran Bretaña, habiéndose reconstruido las defensas provinciales en los años anteriores. Poco se sabe de sus campañas con escasa evidencia arqueológica, pero fuentes históricas fragmentarias sugieren que llegó al extremo norte de Gran Bretaña y ganó una gran batalla a principios del verano antes de regresar al sur. Murió en York en julio de 306 con su hijo Constantino I a su lado. Entonces, Constantino usó con éxito a Gran Bretaña como punto de partida de su marcha hacia el trono imperial, a diferencia del usurpador anterior, Albino.

A mediados de siglo, durante unos años la provincia fue leal al usurpador Magnentius , que sucedió a Constante tras la muerte de este último. Después de la derrota y muerte de Magnentius en la Batalla de Mons Seleucus en 353, Constancio II envió a su principal notario imperial Paulus Catena a Gran Bretaña para perseguir a los partidarios de Magnentius. La investigación se deterioró hasta convertirse en una caza de brujas , que obligó a intervenir al vicario Flavius ​​Martinus . Cuando Paulus tomó represalias acusando a Martinus de traición, el vicario atacó a Paulus con una espada, con el objetivo de asesinarlo, pero al final se suicidó.

A medida que avanzaba el siglo IV, aumentaron los ataques de los sajones en el este y los escoceses (irlandeses) en el oeste. Ya se estaban construyendo una serie de fuertes, comenzando alrededor del 280, para defender las costas, pero estos preparativos no fueron suficientes cuando un asalto general de los sajones, Scoti y Attacotti , combinado con una aparente disensión en la guarnición del Muro de Adriano, dejó postrada a la Gran Bretaña romana. en 367. Esta crisis, a veces llamada la Conspiración Bárbara o la Gran Conspiración , fue resuelta por el Conde Teodosio con una serie de reformas militares y civiles.

Otro usurpador imperial, Magnus Maximus , levantó el estandarte de la revuelta en Segontium ( Caernarfon ) en el norte de Gales en 383 y cruzó el Canal de la Mancha . Maximus ocupó gran parte del imperio occidental y luchó en una campaña exitosa contra los pictos y los escoceses alrededor de 384. Sus hazañas continentales requirieron tropas de Gran Bretaña, y parece que los fuertes de Chester y otros lugares fueron abandonados en este período, lo que provocó incursiones y asentamientos en el norte. Gales por los irlandeses. Su gobierno terminó en 388, pero es posible que no todas las tropas británicas hayan regresado: los recursos militares del Imperio se extendieron hasta el límite a lo largo del Rin y el Danubio. Alrededor del 396 hubo más incursiones bárbaras en Gran Bretaña. Stilicho dirigió una expedición punitiva. Parece que la paz se restableció en 399, y es probable que no se ordenó más guarniciones; fueron retiradas por 401 soldados más, para ayudar en la guerra contra Alarico I .

Fin del dominio romano

Bretaña romana en 410

La visión tradicional de los historiadores, informada por el trabajo de Michael Rostovtzeff , fue de un declive económico generalizado a principios del siglo quinto. La evidencia arqueológica consistente ha contado otra historia, y el punto de vista aceptado está siendo reevaluado. Se acuerdan algunas características: viviendas más opulentas pero menos urbanas, fin de nuevos edificios públicos y cierto abandono de los existentes, con excepción de las estructuras defensivas, y la formación generalizada de depósitos de " tierra oscura " que indican una mayor horticultura dentro de los recintos urbanos. [66] La entrega de la basílica de Silchester para usos industriales a finales del siglo III, sin duda aprobada oficialmente, marca una etapa temprana en la desurbanización de la Gran Bretaña romana. [67] Ahora se cree que el abandono de algunos sitios fue posterior a lo que se pensaba anteriormente. Muchos edificios cambiaron de uso pero no fueron destruidos. Hubo crecientes ataques bárbaros, pero estos se centraron en asentamientos rurales vulnerables en lugar de ciudades. Algunas villas como Great Casterton en Rutland y Hucclecote en Gloucestershire tenían nuevos pisos de mosaico colocados en esta época, lo que sugiere que los problemas económicos pueden haber sido limitados y desiguales. Muchos sufrieron cierto deterioro antes de ser abandonados en el siglo V; la historia de San Patricio indica que las villas estuvieron ocupadas hasta por lo menos el 430. Excepcionalmente, todavía se estaban construyendo nuevos edificios en este período en Verulamium y Cirencester . Algunos centros urbanos, por ejemplo Canterbury , Cirencester , Wroxeter , Winchester y Gloucester , permanecieron activos durante los siglos V y VI, rodeados de grandes propiedades agrícolas.

La vida urbana en general se había vuelto menos intensa para el cuarto cuarto del siglo IV, y las monedas acuñadas entre 378 y 388 son muy raras, lo que indica una probable combinación de declive económico, disminución del número de tropas, problemas con el pago de soldados y funcionarios o con condiciones inestables durante la usurpación de Magnus Maximus 383-87. La circulación de la moneda aumentó durante los años 390, pero nunca alcanzó los niveles de décadas anteriores. Las monedas de cobre son muy raras después del 402, aunque las monedas de oro y plata acuñadas de los tesoros indican que todavía estaban presentes en la provincia incluso si no se estaban gastando. Hacia el 407 había muy pocas monedas romanas nuevas en circulación, y hacia el 430 es probable que se hubiera abandonado la acuñación como medio de cambio. La alfarería de rueda de rueda producida en masa terminó aproximadamente al mismo tiempo; los ricos continuaron usando vasijas de metal y vidrio, mientras que los pobres se las arreglaron con humildes "vajillas grises" o recurrieron a vasijas de cuero o madera.

Gran Bretaña subromana

Hacia finales del siglo IV, Gran Bretaña se vio sometida a una presión cada vez mayor de los ataques bárbaros y no había suficientes tropas para montar una defensa eficaz. Después de levantar a dos usurpadores decepcionantes , el ejército eligió a un soldado, Constantino III , para convertirse en emperador en 407. Cruzó a la Galia pero fue derrotado por Honorio ; no está claro cuántas tropas quedaron o regresaron alguna vez, o si alguna vez se volvió a nombrar un comandante en jefe en Gran Bretaña. Una incursión sajona en 408 fue aparentemente repelida por los británicos , y en 409 Zosimus registra que los nativos expulsaron a la administración civil romana. Zosimus puede estar refiriéndose a la rebelión bacaudica de los habitantes bretones de Armórica ya que describe cómo, después de la revuelta, toda Armórica y el resto de la Galia siguieron el ejemplo de los Brettaniai. Tradicionalmente se ha considerado que una carta del emperador Honorio en 410 rechazaba un pedido de ayuda británico, pero es posible que estuviera dirigida a Bruttium o Bolonia . [68] Con las capas imperiales del gobierno civil y militar desaparecidas, la administración y la justicia recayeron en las autoridades municipales, y los caudillos locales emergieron gradualmente por toda Gran Bretaña, todavía utilizando los ideales y convenciones romanos-británicos . El historiador Stuart Laycock ha investigado este proceso y enfatizado elementos de continuidad desde las tribus británicas en los períodos prerromano y romano, hasta los reinos nativos posrromanos. [69]

En la tradición británica, los sajones paganos fueron invitados por Vortigern para ayudar en la lucha contra los pictos y los irlandeses. (La migración germánica a la Britania romana puede haber comenzado mucho antes. Hay evidencia registrada, por ejemplo, de auxiliares germánicos que apoyaron a las legiones en Gran Bretaña en los siglos I y II). Los recién llegados se rebelaron, sumergiendo al país en una serie de guerras que finalmente condujo a la ocupación sajona de las tierras bajas de Gran Bretaña en 600. Alrededor de este tiempo, muchos británicos huyeron a Bretaña (de ahí su nombre), Galicia y probablemente Irlanda . Una fecha importante en la Gran Bretaña subrromana es Los gemidos de los británicos , un llamamiento sin respuesta a Aecio , el principal general del Imperio occidental, para que le ayude contra la invasión sajona en 446. Otra es la batalla de Deorham en 577, después de la cual las ciudades importantes de Bath , cayeron Cirencester y Gloucester y los sajones alcanzaron el mar occidental.

Los historiadores generalmente rechazan la historicidad del Rey Arturo , quien se supone que se resistió a la conquista anglosajona según leyendas medievales posteriores. [70]

Comercio

Durante el período romano, el comercio continental de Gran Bretaña se dirigió principalmente a través del sur del Mar del Norte y el Canal del Este , centrándose en el estrecho de Dover , con enlaces más limitados a través de las vías marítimas del Atlántico. [71] [72] [73] Los puertos británicos más importantes eran Londres y Richborough , mientras que los puertos continentales que más comerciaban con Gran Bretaña eran Boulogne y los sitios de Domburg y Colijnsplaat en la desembocadura del río Escalda . [71] [72] Durante el período romano tardío, es probable que los fuertes de la costa desempeñaran algún papel en el comercio continental junto con sus funciones defensivas. [71] [74]

Las exportaciones a Gran Bretaña incluyeron: moneda ; alfarería , en particular terra sigillata (vajilla samian) de brillo rojo del sur, centro y este de la Galia , así como varias otras mercancías de las provincias de la Galia y el Rin ; aceite de oliva del sur de España en ánforas ; vino de la Galia en ánforas y toneles; productos de pescado salados del Mediterráneo occidental y Bretaña en toneles y ánforas; aceitunas en conserva del sur de España en ánforas ; piedras de lava de Mayen en el Rin medio; vidrio; y algunos productos agrícolas. [71] [72] [75] [76] [77] [78] [79] [80] [81] Las exportaciones de Gran Bretaña son más difíciles de detectar arqueológicamente, pero habrán incluido metales, como plata y oro y algo de plomo, hierro y cobre. Otras exportaciones probablemente incluyeron productos agrícolas, ostras y sal, mientras que grandes cantidades de monedas también se habrían reexportado al continente. [71] [79] [80] [82]

Estos productos se movieron como resultado del comercio privado y también a través de pagos y contratos establecidos por el estado romano para apoyar a sus fuerzas militares y oficiales en la isla, así como a través de impuestos estatales y extracción de recursos. [71] [82] Hasta mediados del siglo III, los pagos del estado romano parecen haber sido desequilibrados, con muchos más productos enviados a Gran Bretaña, para apoyar su gran fuerza militar (que había alcanzado c. 53.000 a mediados del siglo II). siglo), que fueron extraídas de la isla. [71] [82]

Se ha argumentado que el comercio continental de la Gran Bretaña romana alcanzó su punto máximo a fines del siglo I d.C. y luego disminuyó como resultado de una creciente dependencia de los productos locales por parte de la población de Gran Bretaña, causada por el desarrollo económico de la isla y por el deseo del estado romano de ahorrar. dinero alejándose de las costosas importaciones de larga distancia. [79] [81] [82] [83] Se han esbozado pruebas que sugieren que el principal declive en el comercio continental de la Gran Bretaña romana pudo haber ocurrido a finales del siglo II d. C., a partir de c. 165 d.C. en adelante. [71] Esto se ha relacionado con el impacto económico de las crisis contemporáneas en todo el Imperio: la plaga de Antonina y las guerras marcomanas . [71]

Desde mediados del siglo III en adelante, Gran Bretaña ya no recibió una gama tan amplia y tan extensa de importaciones extranjeras como lo hizo durante la primera parte del período romano; Grandes cantidades de monedas de cecas continentales llegaron a la isla, mientras que hay evidencia histórica de la exportación de grandes cantidades de grano británico al continente a mediados del siglo IV. [71] [80] [84] [85] [86] [87] [88] [89] [90] [91] [92] Durante la última parte del período romano, los productos agrícolas británicos, pagados tanto por el El Estado romano y los consumidores privados claramente desempeñaron un papel importante en el apoyo a las guarniciones militares y los centros urbanos del Imperio continental del noroeste. [71] [80] [86] Esto se produjo como resultado de la rápida disminución en el tamaño de la guarnición británica desde mediados del siglo III en adelante (liberando así más bienes para la exportación), y debido a las incursiones 'germánicas' al otro lado del Rin, que parece haber reducido los asentamientos rurales y la producción agrícola en el norte de la Galia. [71] [86]

Economía

La producción industrial en la Bretaña romana
Desarrollo de las minas de oro de Dolaucothi

Los sitios de extracción de minerales, como la mina de oro Dolaucothi, probablemente fueron explotados por primera vez por el ejército romano desde c. 75, y en una etapa posterior pasó a operadores civiles. La mina se desarrolló como una serie de trabajos a cielo abierto, principalmente mediante el uso de métodos de minería hidráulica . Plinio el Viejo las describe con gran detalle en su Historia natural . Esencialmente, el agua suministrada por los acueductos se utilizó para buscar vetas de mineral al quitar el suelo para revelar el lecho rocoso . Si había vetas, se atacaba con prender fuego y se extraía el mineral para triturarlo . El polvo se lavó con un pequeño chorro de agua y el pesado polvo de oro y las pepitas de oro se recogieron en rifles . El diagrama de la derecha muestra cómo Dolaucothi se desarrolló a partir de c. 75 hasta el siglo primero. Cuando el trabajo a cielo abierto ya no era factible, se abrieron túneles para seguir las vetas. La evidencia del sitio muestra tecnología avanzada probablemente bajo el control de ingenieros del ejército.

La zona de trabajo del hierro de Wealden , las minas de plomo y plata de Mendip Hills y las minas de estaño de Cornualles parecen haber sido empresas privadas alquiladas al gobierno por una tarifa. La minería se había practicado durante mucho tiempo en Gran Bretaña (ver Grimes Graves ), pero los romanos introdujeron nuevos conocimientos técnicos y una producción industrial a gran escala para revolucionar la industria. Incluyó la minería hidráulica para la prospección de minerales mediante la eliminación de sobrecargas y depósitos aluviales de trabajo. El agua necesaria para estas operaciones a gran escala fue suministrada por uno o más acueductos , siendo especialmente impresionantes los que sobrevivieron en Dolaucothi. Muchas áreas de prospección se encontraban en tierras altas y peligrosas y, aunque la explotación de minerales fue presumiblemente una de las principales razones de la invasión romana, tuvo que esperar hasta que estas áreas fueran sometidas.

Los diseños romanos fueron los más populares, pero los artesanos rurales todavía producían artículos derivados de las tradiciones artísticas de La Tène de la Edad del Hierro . La alfarería local rara vez alcanzaba los estándares de las industrias galas; la cerámica de ricino del valle de Nene pudo resistir la comparación con las importaciones. La mayor parte de la alfarería nativa no era sofisticada y estaba destinada únicamente a los mercados locales.

En el siglo III, la economía británica era diversa y estaba bien establecida, y el comercio se extendía hacia el norte no romanizado. El diseño del Muro de Adriano atendió especialmente a la necesidad de inspecciones aduaneras de los bienes de los comerciantes.

Gobierno

Bajo el Imperio Romano, la administración de provincias pacíficas fue en última instancia competencia del Senado , pero aquellas, como Gran Bretaña, que requerían guarniciones permanentes, fueron puestas bajo el control del Emperador. En la práctica, las provincias imperiales estaban dirigidas por gobernadores residentes que eran miembros del Senado y habían ocupado el consulado . Estos hombres fueron seleccionados cuidadosamente, a menudo con sólidos antecedentes de éxito militar y capacidad administrativa. En Gran Bretaña, el papel de un gobernador era principalmente militar, pero muchas otras tareas también eran su responsabilidad, como mantener relaciones diplomáticas con los reyes clientes locales, construir carreteras, asegurar que el sistema de mensajería pública funcionara, supervisar a los ciudadanos y actuar como juez en importantes asuntos legales. casos. Cuando no estaba en campaña, viajaba por la provincia escuchando quejas y reclutando nuevas tropas.

Para ayudarlo en asuntos legales, tenía un asesor, el legatus juridicus , y los de Gran Bretaña parecen haber sido abogados distinguidos, quizás debido al desafío de incorporar tribus al sistema imperial y diseñar un método viable para gravarlas. La administración financiera estaba a cargo de un procurador con puestos subalternos para cada poder de recaudación de impuestos. Cada legión en Gran Bretaña tenía un comandante que respondía al gobernador y, en tiempo de guerra, probablemente gobernaba directamente distritos problemáticos. Cada uno de estos comandos llevó a cabo un período de servicio de dos a tres años en diferentes provincias. Debajo de estos puestos había una red de directores administrativos que cubrían la recopilación de inteligencia, el envío de informes a Roma, la organización de suministros militares y el trato con los prisioneros. Un equipo de soldados en comisión de servicios prestó servicios administrativos.

Colchester fue probablemente la primera capital de la Gran Bretaña romana, pero pronto fue eclipsada por Londres con sus fuertes conexiones comerciales. Las diferentes formas de organización municipal en Britannia se conocían como civitas (que se subdividían, entre otras formas, en colonias como York, Colchester, Gloucester y Lincoln y municipios como Verulamium), y cada una estaba gobernada por un senado de terratenientes locales, ya sea Brythonic o Roman, que eligió a magistrados en asuntos judiciales y cívicos. [93] Los diversos civitates enviaron representantes a un consejo provincial anual para profesar lealtad al estado romano, enviar peticiones directas al emperador en tiempos de extraordinaria necesidad y adorar el culto imperial. [93]

Demografía

La Gran Bretaña romana tenía una población estimada entre 2,8 millones y 3 millones de personas a finales del siglo II. A finales del siglo IV, tenía una población estimada de 3,6 millones de personas, de las cuales 125.000 consistían en el ejército romano y sus familias y dependientes. [94]

La población urbana de la Gran Bretaña romana era de unas 240.000 personas a finales del siglo IV. [94] Se estima que la ciudad capital de Londinium tenía una población de unas 60.000 personas. [95] [96] Londinium era una ciudad étnicamente diversa con habitantes de todo el Imperio Romano, incluidos los nativos de Britannia, Europa continental , Oriente Medio y África del Norte . [97] También hubo diversidad cultural en otras ciudades romano-británicas, que fueron sostenidas por una migración considerable, tanto dentro de Britania como desde otros territorios romanos, incluida Europa continental, Siria romana , el Mediterráneo oriental [98] y el norte de África. [99]

Pueblo y pais

Britannia como se muestra en la Tabula Peutingeriana (copia de 1897)

Durante su ocupación de Gran Bretaña, los romanos fundaron varios asentamientos importantes, muchos de los cuales aún sobreviven. Las ciudades sufrieron desgaste a finales del siglo IV, cuando cesó la construcción pública y algunas fueron abandonadas para usos privados. Los topónimos sobrevivieron a los períodos subromano desurbanizado y anglosajón temprano, y la historiografía se ha esforzado por señalar las supervivencias esperadas, pero la arqueología muestra que un puñado de ciudades romanas fueron ocupadas continuamente. Según ST Loseby, [100] la idea misma de una ciudad como centro de poder y administración fue reintroducida en Inglaterra por la misión de cristianización romana en Canterbury, y su renacimiento urbano se retrasó hasta el siglo X.

Baños públicos romanos ( termas ) en Bath ( Aquae Sulis ).

Las ciudades romanas se pueden agrupar en dos categorías. Civitates , "ciudades públicas" se trazaron formalmente en un plan de cuadrícula, y su papel en la administración imperial ocasionó la construcción de edificios públicos. [101] La categoría mucho más numerosa de vici , "pueblos pequeños", creció en planes informales, a menudo alrededor de un campamento o en un vado o encrucijada; algunos no eran pequeños, otros apenas urbanos, algunos ni siquiera defendidos por una muralla, rasgo característico de un lugar de alguna importancia. [102]

Las ciudades y pueblos que tienen orígenes romanos, o que fueron desarrollados extensamente por ellos, se enumeran con sus nombres latinos entre paréntesis; civitates están marcados C

  • Alcester ( Alauna )
  • Alchester
  • Aldborough, Yorkshire del Norte ( Isurium Brigantum ) C
  • Baño ( Aquae Sulis )
  • Brough ( Petuaria ) C
  • Buxton ( Aquae Arnemetiae )
  • Caerleon ( Isca Augusta )
  • Caernarfon ( Segontium )
  • Caerwent ( Venta Silurum ) C
  • Caister-on-Sea C
  • Canterbury ( Durovernum Cantiacorum ) C
  • Carlisle ( Luguvalium ) C
  • Carmarthen ( Moridunum ) C
  • Chelmsford ( Cesaromagus ) C
  • Chester ( Deva Victrix )
  • Chester-le-Street ( Concangis )
  • Chichester ( Noviomagus reginorum ) [103] C
  • Cirencester ( Corinium ) C
  • Colchester ( Camulodunum ) C
  • Corbridge ( Coria ) C
  • Dorchester ( Durnovaria ) C
  • Dover ( Portus Dubris )
  • Exeter ( Isca Dumnoniorum ) C
  • Gloucester ( Glevum ) C
  • Great Chesterford ( se desconoce el nombre de este vicus )
  • Ilchester ( Lindinis ) C
  • Leicester ( Ratae Corieltauvorum ) C
  • Lincoln ( Lindum Colonia ) C
  • Londres ( Londinium ) C
  • Manchester ( Mamucio )
  • Newcastle upon Tyne ( Pons Aelius )
  • Northwich ( Condate )
  • St Albans ( Verulamium ) C
  • Silchester ( Calleva Atrebatum ) C
  • Towcester ( Lactodurum )
  • Whitchurch ( Mediolanum )
  • Winchester ( Venta Belgarum ) C
  • Wroxeter ( Viroconium Cornoviorum ) C
  • York ( Eboracum ) C

Religión

Pagano

Reconstrucción artística del templo romano de Pagans Hill , Somerset

Los druidas , la casta sacerdotal celta que se creía originaria de Gran Bretaña, [104] fueron proscritos por Claudio , [105] y en el 61 defendieron en vano sus bosques sagrados de la destrucción de los romanos en la isla de Mona ( Anglesey ). [106] Bajo el dominio romano, los británicos continuaron adorando a deidades celtas nativas, como Ancasta , pero a menudo se combinaban con sus equivalentes romanos, como Mars Rigonemetos en Nettleham .

Es difícil medir con precisión el grado en que sobrevivieron las creencias nativas anteriores. Ciertos rasgos rituales europeos como el significado del número 3, la importancia de la cabeza y de fuentes de agua como manantiales permanecen en el registro arqueológico, pero las diferencias en las ofrendas votivas realizadas en los baños de Bath, Somerset , antes y después la conquista romana sugiere que la continuidad fue solo parcial. El culto al emperador romano está ampliamente registrado, especialmente en los emplazamientos militares. La fundación de un templo romano para Claudio en Camulodunum fue una de las imposiciones que llevaron a la revuelta de Boudica . En el siglo III, Pagans Hill Roman Temple en Somerset pudo existir pacíficamente y lo hizo hasta el siglo quinto.

Las prácticas religiosas paganas fueron apoyadas por sacerdotes, representados en Gran Bretaña por depósitos votivos de insignias sacerdotales, como coronas de cadenas de West Stow y Willingham Fen . [107]

Los cultos orientales como el mitraísmo también crecieron en popularidad hacia el final de la ocupación. El London Mithraeum es un ejemplo de la popularidad de las religiones misteriosas entre los soldados. Los templos de Mitra también existen en contextos militares en Vindobala en el Muro de Adriano (el Rudchester Mithraeum ) y en Segontium en el Gales romano (el Caernarfon Mithraeum ).

cristiandad

Fresco de Chi-Rho del siglo IV de Lullingstone Roman Villa , Kent , que contiene las únicas pinturas cristianas conocidas de la época romana en Gran Bretaña. [108]

No está claro cuándo o cómo llegó el cristianismo a Gran Bretaña. Se ha descubierto un "cuadrado de palabras" del siglo II en Mamucium , el asentamiento romano de Manchester . [109] Consiste en un anagrama de PATER NOSTER tallado en un trozo de ánfora . Los académicos han debatido si el "cuadrado de palabras" es en realidad un artefacto cristiano, pero si lo es, es uno de los primeros ejemplos del cristianismo primitivo en Gran Bretaña. [110] La evidencia escrita más antigua confirmada del cristianismo en Gran Bretaña es una declaración de Tertuliano , c. 200 d. C., en el que describió "todos los límites de las España, y las diversas naciones de los galos, y los lugares frecuentados por los británicos, inaccesibles para los romanos, pero sometidos a Cristo". [111] La evidencia arqueológica de las comunidades cristianas comienza a aparecer en los siglos III y IV. Las pequeñas iglesias de madera se sugieren en Lincoln y Silchester y pilas bautismales se han encontrado en Icklingham y la orilla de la fortaleza sajona en Richborough . La fuente Icklingham está hecha de plomo y es visible en el Museo Británico. Existe un cementerio cristiano romano en el mismo sitio en Icklingham. También se descubrió una posible iglesia romana del siglo IV y un cementerio asociado en Butt Road, en las afueras al suroeste de Colchester, durante la construcción de la nueva estación de policía allí, sobre un cementerio pagano anterior. El tesoro de Water Newton es un tesoro de placas de iglesia de plata cristiana de principios del siglo IV y las villas romanas en Lullingstone y Hinton St Mary contenían pinturas murales y mosaicos cristianos, respectivamente. Un gran cementerio del siglo IV en Poundbury con sus entierros orientados de este a oeste y la falta de ajuar funerario se ha interpretado como un cementerio cristiano primitivo, aunque tales ritos funerarios también se estaban volviendo cada vez más comunes en contextos paganos durante el período.

La Iglesia en Gran Bretaña parece haber desarrollado el sistema diocesano habitual, como lo demuestran los registros del Concilio de Arlés en Galia en 314: en el concilio estaban representados obispos de treinta y cinco sedes de Europa y África del Norte, incluidos tres obispos de Gran Bretaña. , Eborius de York, Restitutus de Londres y Adelphius, posiblemente un obispo de Lincoln . No se han documentado otras sedes tempranas, y los restos materiales de las estructuras de la iglesia primitiva están lejos de ser buscados. [112] La existencia de una iglesia en el patio del foro de Lincoln y el martirio de San Alban en las afueras del Verulamium romano son excepcionales. [100] Se cree que Alban, el primer mártir cristiano británico y con mucho el más prominente, murió a principios del siglo IV (algunos lo datan a mediados del siglo III), seguido por los santos Julio y Aarón de Isca Augusta . El cristianismo fue legalizado en el Imperio Romano por Constantino I en 313. Teodosio I hizo del cristianismo la religión estatal del imperio en 391, y en el siglo V ya estaba bien establecido. Una creencia etiquetada como herejía por las autoridades de la iglesia, el pelagianismo  , fue originada por un monje británico que enseñaba en Roma: Pelagio vivió c. 354 hasta c. 420/440.

Una carta encontrada en una tableta de plomo en Bath, Somerset , datable c. 363, había sido ampliamente publicitado como evidencia documental sobre el estado del cristianismo en Gran Bretaña durante la época romana. Según su primer traductor, fue escrito en Wroxeter por un hombre cristiano llamado Vinisius a una mujer cristiana llamada Nigra, y fue reclamado como el primer registro epigráfico del cristianismo en Gran Bretaña. Esta traducción de la carta aparentemente se basó en graves errores paleográficos, y el texto, de hecho, no tiene nada que ver con el cristianismo y, de hecho, se relaciona con rituales paganos. [113]

Cambios ambientales

Los romanos introdujeron varias especies en Gran Bretaña, incluida posiblemente la ahora rara ortiga romana ( Urtica pilulifera ), [114] que se dice que fue utilizada por los soldados para calentar sus brazos y piernas, [115] y el caracol comestible Helix pomatia . [116] También hay alguna evidencia de que pueden haber introducido conejos, pero del tipo más pequeño del sur del mediterráneo. Se supone que el conejo europeo ( Oryctolagus cuniculus ) que prevalece en la Gran Bretaña moderna se introdujo desde el continente después de la invasión normanda de 1066 . [117] La caja ( Buxus sempervirens ) rara vez se registra antes del período romano, pero se convierte en un hallazgo común en pueblos y villas. [118]

Legado

Calzadas romanas alrededor del 150 d.C.

Durante su ocupación de Gran Bretaña, los romanos construyeron una extensa red de carreteras que se siguieron utilizando en los siglos posteriores y que todavía se siguen en la actualidad. Los romanos también construyeron sistemas de abastecimiento de agua, saneamiento y aguas residuales . Muchas de las principales ciudades de Gran Bretaña, como Londres ( Londinium ), Manchester ( Mamucium ) y York ( Eboracum ), fueron fundadas por los romanos, pero los asentamientos romanos originales fueron abandonados poco después de que los romanos se fueran.

A diferencia de muchas otras áreas del Imperio Romano Occidental , la lengua mayoritaria actual no es una lengua romance , o una lengua descendiente de los habitantes prerromanos. El idioma británico en el momento de la invasión era el británico común , y siguió siéndolo después de la retirada de los romanos. Más tarde se dividió en idiomas regionales, en particular cumbric , de Cornualles , bretón y galés . El examen de estos idiomas sugiere que se incorporaron unas 800 palabras latinas al Brittonic común (ver Idiomas britónicos ). El idioma mayoritario actual, el inglés , se basa en los idiomas de las tribus germánicas que emigraron a la isla desde la Europa continental a partir del siglo V en adelante.

Ver también

  • Gran Bretaña prehistórica
  • Britannia (desambiguación)
  • Fin del dominio romano en Gran Bretaña
  • Gobernadores de la Gran Bretaña romana
  • Reinos clientes romanos en Gran Bretaña
  • Historia de las Islas Británicas
  • Cultura Romano-Británica
  • Gran Bretaña subromana
  • Yacimientos romanos en el Reino Unido
  • Minería en la Bretaña romana
  • Minas de oro de Dolaucothi
  • Escocia durante el Imperio Romano
  • Templo Romano-Celta
  • Yacimientos romanos en Gran Bretaña

Referencias

  1. ^ a b Simon Hornblower; Antony Spawforth, eds. (1998). El compañero de Oxford para la civilización clásica . Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN 978-0-19-860165-4.
  2. ^ Alan Parker; Veronica Palmer (1992). La cronología de la historia británica . Century Ltd. págs. 20–22. ISBN 0-7126-5616-2.
  3. ^ Julio César , Commentarii de Bello Gallico [ Comentarios sobre la guerra de las Galias ] (en latín), IV 20–38 , resumido por Cassius Dio , Historia Romana (en latín), 39.51–53; cf. Tácito , Agricola (en latín), 13.
  4. ^ Julio César, Commentarii de bello Gallico (en latín), V 1–23 , resumido por Cassius Dio, Historia Romana (en latín), 40.1–4.
  5. ^ "C. Julio César, De bello Gallico, COMMENTARIUS QUINTUS, capítulo 12, sección 1" . El Proyecto Perseo . Consultado el 24 de febrero de 2018 .
  6. ^ Bowman, Alan K .; Champlin, Edward; Lintott, Andrew (1996). Historia antigua de Cambridge . 10 . Prensa de la Universidad de Cambridge. pag. 228. ISBN 9780521264303.
  7. ^ Suetonio , Claudio , 17; cf. Cassius Dio, Historia Romana (en latín), 40.19,1.
  8. ^ Nicolás, Crane (2016). La creación del paisaje británico: desde la edad de hielo hasta el presente . ISBN 9780297857358.
  9. ^ Mattingly, David (2007). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano, 54 a. C. - 409 d . C. Penguin Reino Unido. ISBN 9780141903859.
  10. ^ Herodiano , Τῆς μετὰ Μάρκον βασιλείας ἱστορία [ Historia del Imperio desde la muerte de Marcus ] (en griego antiguo), III, 8, 2. La fecha exacta es incierta; la provincia no parece haber sido dividida hasta el reinado de Caracalla .
  11. La reorganización generalmente se atribuye a Constantino el Grande ; aparece por primera vez en la Lista de Verona , de c.  314 .
  12. ^ "Una visión general de la Gran Bretaña romana" . BBC. Consultado el 26 de agosto de 2017.
  13. ^ George Patrick Welsh (1963). Britannia: la conquista y ocupación romana de Gran Bretaña . págs. 27–31.
  14. ^ Herodoto , Historias , 3.115
  15. ^ Plutarco , Vida de César , 23.2
  16. ^ Julio César, Commentarii de Bello Gallico(en latín), IV 20–36 
  17. ^ Julio César, Commentarii de Bello Gallico(en latín), V 8-23 
  18. ^ Cassius Dio, Historia Romana [ Historia romana ] (en latín), 49.38 , 53.22 , 53.25
  19. ^ Estrabón , Geographica , 4.5
  20. ^ Keith Branigan (1985). Pueblos de la Bretaña romana: Catuvellauni . Sutton Publishing. ISBN 978-0-86299-255-2.
  21. ^ Augustus , Res Gestae Divi Augusti [ Los hechos del divino Augusto ] (en latín), 32
  22. ^ Tácito , Anales , 2.24 
  23. ^ John Creighton (2000). Monedas y poder en Gran Bretaña de la Edad del Hierro tardía . Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 978-1-139-43172-9.
  24. ^ Suetonio , Calígula , 44–46
  25. ^ Cassius Dio, Historia Romana (en latín), 59.25
  26. ^ Cassius Dio, Historia Romana (en latín), 60.19–22
  27. ^ Tácito, Historias , 3.44 
  28. ^ Tácito, Anales , 14.32 
  29. ^ Tácito, Anales , 14.34 
  30. ^ Graham Webster (1998). El ejército imperial romano de los siglos I y II d.C. (Nueva edición de la tercera edición revisada). Prensa de la Universidad de Oklahoma. pag. 66. ISBN 978-0-8061-3000-2.
  31. ^ John Manley (2002). 43 dC: La invasión romana de Gran Bretaña: una reevaluación . The History Press. ISBN 978-0-7524-1959-6.
  32. ^ Suetonio, Vespasiano , 4
  33. ^ Tácito, Agricola , 14
  34. ^ Tácito, Anales , 12: 31–38
  35. ^ Tácito, Agrícola , 14.17
  36. ^ Tácito, Anales , 14 : 29–39
  37. ^ Cassius Dio, Historia Romana (en latín), 62.1-12
  38. ^ Suetonio, Nerón , 18
  39. ^ Tácito, Agricola (en latín), 16-17
  40. ^ Tácito, Historias , 1.60 , 3.45
  41. ^ Tácito, Agricola (en latín), 18,38
  42. ^ Anónimo, Panegyrici Latini , VIII.10
  43. ^ Aurelius Victor . Liber de Caesaribus [ Libro de Césares ] (en latín). 39 .
  44. ^ Eutropio . Breviarium historiae Romanae [ Resumen de la historia romana ] (en latín). 21-22 .
  45. ^ Orosius , Historiae Adversus Paganos [ Siete libros de historia contra los paganos ] (en latín), 7.25
  46. La Lista de Verona en realidad incluye una nota de que la Diócesis de los Británicos tenía seis provincias, pero luego enumera cuatro. Sextus Rufus enumeró seis provincias, incluida la muy dudosa "provincia de las Orcadas" (Orkneys). Algunos eruditos [ ¿quién? ] argumentan que las reformas iniciales establecieron tres provincias: Britannia I, Britannia II y Britannia Caesariensis, que posteriormente se dividió en Flavia y Maxima.
  47. ^ Ammianus Marcellinus . Rerum gestarum Libri XXXI [ 31 libros de hechos ]. una.  391 d.C. (en latín) Traducido por Charles Yonge . Historia romana , vol. XXVIII, cap. III . Bohn (Londres), 1862. Alojado en Wikisource .
  48. ^ Vespasiana
  49. ^ Labbé, Philippe & Gabriel Cossart (eds.) Sacrosancta Concilia ad Regiam Editionem Exacta: quae Nunc Quarta Parte Prodit Actior [ Los Concilios Sancrosanctos Exigidos para la Edición Real: que los Editores ahora producen en cuatro partes ], vol. I: "Ab Initiis Æræ Christianæ ad Annum CCCXXIV" ["Desde el comienzo de la era cristiana hasta el año 324"], col. 1429. Sociedad tipográfica de libros eclesiásticos (París), 1671.
  50. ^ a b Thackery, Francis. Investigaciones sobre el estado eclesiástico y político de la antigua Gran Bretaña bajo los emperadores romanos: con observaciones sobre los principales acontecimientos y personajes relacionados con la religión cristiana, durante los primeros cinco siglos , págs. 272 ​​y sigs. T. Cadell (Londres), 1843.
  51. ^ "Nomina Episcoporum, cum Clericis Suis, Quinam, et ex Quibus Provinciis, ad Arelatensem Synodum Convenerint" ["Los nombres de los obispos con sus clérigos que se reunieron en el Sínodo de Arles y de qué provincia procedían"] de la Consilia [49] en Thackery [50] (en latín)
  52. Usserius, Jacobus [ James Ussher ]. Britannicarum Ecclesiarum Antiquitates, Quibus Inserta Est Pestiferæ adversus Dei Gratiam a Pelagio Britanno in Ecclesiam Inductæ Hæreseos Historia [ Antigüedades de las iglesias británicas, en las que se inserta una historia de los herejes pestilentes introducida en la Iglesia contra la gracia de Dios por Pelagio el británico ] , Vol. I., Ch. VIII, (Dublín), 1639. Reimpreso como Las obras completas del Reverendísimo James Ussher, D. D. Lord Arzobispo de Armagh y Primado de toda Irlanda , vol. V, cap. VIII, pág. 236 . Hodges, Smith, & Co. (Dublín), 1864. (en latín)
  53. Eutychius Ægyptius [ Eutychius el egipcio ]. Editado, traducido y con comentario de Ioannes Seldenus [ John Selden ]. Ecclesiæ suæ Origines [ Orígenes de su Iglesia ], pág. 118. R. & T. Whitaker para Richard Bishop (Londres), 1642. (en latín)
  54. ^ Henricus Spelman [ Henry Spelman ] Concilia, Decreta, Leges, Constitutiones, en Re Ecclesiarum Orbis Britannici. Verbigracia. Pambritannica, Pananglica, Scotica, Hibernica, Cambrica, Mannica, Provincialia, Dioecesana. Ab initio Christianæ ibidem Religionis, ad nostram usque ætatem [ Concilios, decretos, leyes, constituciones sobre las iglesias de la esfera británica. A saber, Gran Bretaña, Inglaterra, Escocia, Irlanda, Gales, Hombre, Provincial, Diocesano. Desde el comienzo de la religión cristiana allí hasta nuestra época ], vol. Yo, Index, pág. 639. Richard Badger (Londres), 1639. (en latín)
  55. Usserius, vol. Yo, Ch. V, reimpreso como Ussher, vol. V, pág. 82. (en latín)
  56. Aunque Ussher remite al lector a su análisis anterior de las 28 ciudades de Gran Bretaña , que señala que "Cair Colun" puede referirse a Colchester en Essex oa un asentamiento en Merionethshire . [55]
  57. Gale, Thomæ [ Thomas Gale ]. Antonini Iter Britanniarum [ Ruta de los británicos de Antoninus ], "Iter V. A Londinio Lugvvallium Ad Vallum" [Ruta 5: De Londinium a Luguvalium en el Muro], p. 96. Publicado póstumamente y editado por R. Gale . M. Atkins (Londres), 1709. (en latín)
  58. ^ Bingham, José . Origines Ecclesiasticæ: Las Antigüedades de la Iglesia Cristiana. Con dos sermones y dos cartas sobre la naturaleza y necesidad de la absolución. Reimpreso de la edición original, MDCCVIII. – MDCCXXII. Con un índice analítico ampliado. Vol. Yo, Libro IX, Cap. VI, §20: "De la iglesia británica en Inglaterra y Gales", p. 396. Henry G. Bohn (Londres), 1856.
  59. ^ Henry, Robert. La historia de Gran Bretaña, desde la primera invasión de la misma por los romanos bajo Julio César. Escrito sobre un nuevo plan , 2ª ed., Vol. Yo, Ch. 2, s2, pág. 143. 1ª ed. publicado por T. Cadell (Londres), 1771. Reimpreso por P. Byrne & J. Jones (Dublín), 1789.
  60. ^ Stillingfleet, Edward . Origines Britannicæ: o las Antigüedades de las iglesias británicas con un prefacio, sobre algunas antigüedades pretendidas relacionadas con Gran Bretaña, en Vindicación del obispo de St. Asaph , Nueva Ed., Págs. 77 y sigs. Wm. Straker (Londres), 1840.
  61. ^ Giraldus Cambriensis [Gerald de Gales]. De Inuectionibus [Sobre invectivas ], vol. II, cap. Yo, en Y Cymmrodor: La Revista de la Honorable Sociedad de Cymmrodorion , Vol. XXX, págs. 130-1. George Simpson & Co. (Devizes), 1920. (en latín)
  62. ^ Gerald de Gales . Traducido por WS Davies como The Book of Invectives of Giraldus Cambrensis en Y Cymmrodor: The Magazine of the Honorable Society of Cymmrodorion , vol. XXX, pág. 16. George Simpson & Co. (Devizes), 1920.
  63. Beda Venerabilis [The Venerable Bede]. Historia Ecclesiastica Gentis Anglorum [La historia eclesiástica del pueblo inglés], vol. II, cap. XVI . 731. Alojado en Latin Wikisource . (en latín)
  64. ^ Bede. Traducido por Lionel Cecil Jane como La historia eclesiástica de la nación inglesa , vol. 2, cap. 16 . JM Dent & Co. (Londres), 1903. Alojado en Wikisource .
  65. Beda también hace referencia a una Provincia Lindisi o prouinciae Lindissi , que fue un territorio sajón posterior en el momento de la misión gregoriana . [63] [64]
  66. La evidencia arqueológica del colapso urbano de finales del siglo IV es analizada por Simon Esmonde Cleary (2000). El fin de la Bretaña romana .; la "des-romanización" de Gran Bretaña es el tema de varios relatos de Richard Reece, que incluyen "Ciudad y campo: el fin de la Gran Bretaña romana", Arqueología mundial 12 (1980: 77-92) y "El fin de la ciudad en Gran Bretaña ", en J. Rich (ed.), The City in Antiquity (1992: 136-44); Simon T. Loseby (2000). "Poder y ciudades en la Gran Bretaña tardorromana y la Inglaterra anglosajona temprana". En Gisela Ripoll; Josep M. Gurt (eds.). Sedes regiae (ann. 400–800) (en latín). Barcelona. 326f. hace un caso sólido a favor de la discontinuidad de la vida urbana.
  67. ^ Michael Fulford (1985). "Excavaciones ...". Anticuarios . 65 : 39–81., señalado en Loseby (2000)
  68. ^ Sam Moorhead; David Stuttard (2012). Los romanos que dieron forma a Gran Bretaña . Londres: Thames & Hudson. pag. 238 . ISBN 978-0-500-25189-8.
  69. ^ Stuart Laycock (2008). Britannia: el estado fallido . The History Press. ISBN 978-0-7524-4614-1.
  70. ^ Higham, Nicholas J. (2018). King Arthur: La creación de la leyenda . New Haven, Connecticut: Prensa de la Universidad de Yale. ISBN 978-0-300-21092-7.
  71. ^ a b c d e f g h yo j k l Francis Morris (2010). Conectividad del canal y el mar del Norte durante la Edad del Hierro tardía y el período romano (175/150 a. C. - 409 d . C.) . Serie Internacional de Informes Arqueológicos Británicos. Oxford: Archaeopress.
  72. ^ a b c Michael Fulford (2007), "Coasting Britannia: comercio romano y tráfico alrededor de las costas de Gran Bretaña", en Chris Gosden; Helena Hamerow; Philip de Jersey; Gary Lock (eds.), Comunidades y conexiones: Ensayos en honor a Barry Cunliffe , Oxford University Press, págs. 54–74, ISBN 978-0-19-923034-1
  73. ^ Barry Cunliffe (2002). Frente al océano: el Atlántico y sus pueblos 8000 a. C. - 1500 d . C. Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN 978-0-19-285354-7.
  74. ^ Andrew Pearson (2002). The Roman Shore Forts: defensas costeras del sur de Gran Bretaña . The History Press. ISBN 978-0-7524-1949-7.
  75. ^ Paul Tyers (1996). Cerámica romana en Gran Bretaña . Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-7412-1.
  76. ^ Paul Tyers (1996). "Ánforas romanas en Gran Bretaña". Arqueología de Internet . Consejo de Arqueología Británica. 1 . doi : 10.11141 / ia.1.6 .
  77. ^ DPS Peacock; DF Williams (1986). Ánforas en la economía romana . Londres: Longman. ISBN 978-0-582-06555-0.
  78. ^ César Carreras Monfort y PPA Funari (1998). Britannia y el Mediterráneo: Estudios Sobre el Abastecimiento de Aceite Bético y africano en Britannia [ Gran Bretaña y el Mediterráneo: Estudios sobre el suministro de aceite bético y africano en Britannia] (en español). Barcelona: Publicacions Universitat de Barcelona. ISBN 978-84-475-1950-7.
  79. ^ a b c Michael Fulford (1991), "Gran Bretaña y el Imperio Romano: la evidencia del comercio regional y de larga distancia", en RFJ Jones (ed.), Gran Bretaña romana: Tendencias recientes , Sheffield: JR Collis Publications, págs. 35–47, ISBN 978-0-906090-39-8
  80. ^ a b c d Michael Fulford (2004), "Estructuras económicas", en Malcolm Todd (ed.), A Companion to Roman Britain , Oxford: Blackwell, ISBN 978-0-631-21823-4
  81. ^ a b David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Pingüino. ISBN 978-0-14-014822-0.
  82. ^ a b c d Michael Fulford (1984), "Demostrando la dependencia económica de Britannia en los siglos I y II", en TFC Blagg; Anthony King (eds.), Military and Civilian in Roman Britain: Cultural Relationships in a Frontier Province , Oxford: British Archaeological Reports, págs. 129-142
  83. ^ Michael Fulford (1989), "The economy of Roman Britain", en Malcolm Todd (ed.), Research on Roman Britain 1960–89 , Londres: Society for the Promotion of Roman Studies, págs. 175–201, ISBN 978-0-907764-13-7
  84. ^ Michael Fulford (1977), "Cerámica y el comercio exterior de Gran Bretaña en el período romano tardío", en DPS Peacock (ed.), Pottery and Early Commerce. Caracterización y comercio de cerámica romana y posterior , Londres: Academic Press, págs. 35–84, ISBN 978-0-12-547850-2
  85. ^ Michael Fulford (1978), "La interpretación del comercio tardorromano británico: el alcance de la analogía histórica y arqueológica medieval", en Joan du Plat Taylor; Henry Cleere (eds.), Transporte y comercio romano: Gran Bretaña y las provincias del Rin , Londres: Consejo de Arqueología Británica, págs. 59–69, ISBN 978-0-900312-62-5
  86. ^ a b c Michael Fulford (1996), "Puntos críticos económicos y remansos provinciales: modelando la economía romana tardía", en Cathy E. King; David G. Wigg (eds.), Hallazgos de monedas y uso de monedas en el mundo romano , Studien zu Fundmünzen der Antike, Berlín: Mann Verlag, págs. 153-177, ISBN 978-3-7861-1628-8
  87. ^ Anthony R. Birley (2005). El gobierno romano de Gran Bretaña . Prensa de la Universidad de Oxford. págs. 423-24. ISBN 978-0-19-925237-4.
  88. ^ Julian , Epistula ad senatum populumque Atheniorum [ Carta al senado de Atenas ] (en latín), 279D, 280A, B, C
  89. ^ Libanius , Oraciones , 18.82–83 , 87
  90. ^ Ammianus Marcellinus , Res Gestae (en latín), 18.2.3–4
  91. ^ Eunapius , Fragmenta Hist. Graecorum [ Fragmentos de historia griega ] (en latín), 12
  92. ^ Zosimus , Historia Nova [ Nueva Historia ] (en latín), 3.5.2
  93. ^ a b Michael E. Jones (1998). El fin de la Bretaña romana . Prensa de la Universidad de Cornell. pag. 147. ISBN 978-0-8014-8530-5.
  94. ^ a b Joan P. Alcock , Breve historia de la Gran Bretaña romana , página 260 , Hachette UK
  95. ^ Will Durant (7 de junio de 2011). César y Cristo: la historia de la civilización . Simon y Schuster. pag. 468. ISBN 978-1-4516-4760-0.
  96. ^ Anne Lancashire (2002). London Civic Theatre: teatro urbano y esplendor desde la época romana hasta 1558 . Prensa de la Universidad de Cambridge. pag. 19. ISBN 978-0-5216-3278-2.
  97. ^ Un estudio de ADN encuentra que Londres fue étnicamente diversa desde el principio , BBC , 23 de noviembre de 2015
  98. ^ David Shotter (2012), Gran Bretaña romana , página 37 , Routledge
  99. ^ Ray Laurence (2012), Arqueología romana para historiadores , página 121 , Routledge
  100. ^ a b Simon T. Loseby (2000). "Poder y ciudades en la Gran Bretaña tardorromana y la Inglaterra anglosajona temprana". En Gisela Ripoll; Josep M. Gurt (eds.). Sedes regiae (ann. 400–800) (en latín). Barcelona. pag. 326f.
  101. ^ Martin Millet (1992) [publicado por primera vez en 1990]. La romanización de Gran Bretaña: un ensayo de interpretación arqueológica . Prensa de la Universidad de Cambridge. 102f. ISBN 978-0-521-42864-4., enumera 22 "ciudades públicas"; Gildas , De Excidio et Conquestu Britanniae [ Sobre la ruina y conquista de Gran Bretaña ] (en latín), 3.2listas 28; Se debate si Gildas poseía una lista escrita o convencional ( Nick Higham (1991). "Vieja luz sobre el paisaje de la Edad Oscura: la descripción de Gran Bretaña en el de Excidio Britanniae de Gildas". Revista de Geografía Histórica (en latín). 17 (4): 363–72. doi : 10.1016 / 0305-7488 (91) 90022-N .).
  102. ^ Barry C. Burnham; JS Wacher (1990). Los 'pueblos pequeños' de la Gran Bretaña romana . Batsford. ISBN 978-0-7134-6175-6.
  103. ^ Noviomagus Reginorum : que significa "nuevo campo" o "nuevo claro" del Regni ( John Wacher (1995). The Towns of Roman Britain (segunda edición revisada). Routledge. pag. 262. ISBN 978-0-7134-7319-3.)
  104. ^ Julio César. Commentarii de Bello Gallico . 6.13  .
  105. ^ Suetonio, Claudio , 25,5
  106. ^ Tácito, Anales , 14.30
  107. ^ Esposito, Alessandra (2016). "Un contexto para la regalía sacerdotal romana: prácticas deposicionales y distribución espacial de ensamblajes de Gran Bretaña romana". En Mandichs, MJ; Derrick, TJ; González Sánchez, S .; Savani, G .; Zampieri, E. (eds.). Actas de la Vigésimo Quinta Conferencia Anual de Arqueología Romana Teórica . Jornada Teórica de Arqueología Romana . págs. 92-110. doi : 10.16995 / TRAC2015_92_110 .
  108. ^ "Del paganismo al cristianismo" . Villa romana de Lullingstone , herencia inglesa . Consultado el 15 de junio de 2012 .
  109. ^ GHR Horsley (1987). Nuevos documentos que ilustran el cristianismo primitivo: una revisión de las inscripciones y papiros griegos publicados en 1979 . Compañía editorial de William B. Eerdmans . pag. 138. ISBN 978-0-85837-599-4.
  110. ^ David Shotter (2004) [publicado por primera vez en 1993]. Romanos y británicos en el noroeste de Inglaterra . Lancaster: Centro de Estudios Regionales del Noroeste. págs. 129–130. ISBN 1-86220-152-8.
  111. ^ Tertuliano , De Adversus Judaeos  [ Una respuesta a los judíos ], 7.4
  112. ^ Charles Thomas (1981). El cristianismo en Gran Bretaña romana a 500 dC . Routledge. ISBN 978-0-415-16634-8.
  113. ^ RSO Tomlin (1994). "Vinisius a Nigra: evidencia de Oxford del cristianismo en Gran Bretaña romana" (PDF) . Zeitschrift für Papyrologie und Epigraphik . 100 : 93-108 . Consultado el 13 de diciembre de 2006 .
  114. ^ Gulsel M. Kavalali (2003). Urtica: aspectos terapéuticos y nutricionales de las ortigas . Prensa CRC. pag. 15. ISBN 978-0-415-30833-5.
  115. ^ Homer Nearing, hijo (1949). "Tradiciones locales de César en Gran Bretaña". Espéculo . Academia medieval de América. 24 (2): 218-227. doi : 10.2307 / 2848562 . JSTOR  2848562 .
  116. ^ Tim R. New (1995). Introducción a la biología de la conservación de invertebrados . Prensa de la Universidad de Oxford. pag. 136 . ISBN 978-0-19-854051-9.
  117. ^ "Desenterrando el conejo ancestral" , Arqueología británica (86), 2006
  118. ^ Lodwick, Lisa A. (2017). "Plantas de hoja perenne en la Gran Bretaña romana y más allá: movimiento, significado y materialidad" . Britannia . 48 : 135-173. doi : 10.1017 / S0068113X17000101 . ISSN  0068-113X .

Otras lecturas

Fondo de la Edad de Hierro

  • John Creighton (2000). Monedas y poder en Gran Bretaña de la Edad del Hierro tardía . Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 978-1-139-43172-9.
  • Barry Cunliffe (2005). Comunidades de la Edad del Hierro en Gran Bretaña (4ª ed.). Londres: Routledge.

Obras generales sobre la Bretaña romana

  • Joan P. Alcock (2011). Una breve historia de la conquista y civilización de la Gran Bretaña romana . Londres: Constable & Robinson. ISBN 978-1-84529-728-2.
  • Guy de la Bédoyère (2006). Gran Bretaña romana: una nueva historia . Londres: Thames y Hudson. ISBN 978-0-500-05140-5.
  • Simon Esmonde-Cleary (1989). El fin de la Bretaña romana . Londres: Batsford. ISBN 978-0-415-23898-4.
  • Sheppard Frere (1987). Britania. Una historia de la Bretaña romana (3ª ed.). Londres: Routledge y Kegan Paul. ISBN 978-0-7126-5027-4.
  • Barri Jones; David Mattingly (2002) [publicado por primera vez en 1990]. An Atlas of Roman Britain (Nueva ed.). Oxford: Oxbow. ISBN 978-1-84217-067-0.
  • Stuart Laycock (2008). Britannia: el estado fallido . The History Press. ISBN 978-0-7524-4614-1.
  • David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Londres: Penguin. ISBN 978-0-14-014822-0.
  • Martin Millet (1992) [publicado por primera vez en 1990]. La romanización de Gran Bretaña: un ensayo de interpretación arqueológica . Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 978-0-521-42864-4.
  • Patricia Southern (2012). Gran Bretaña romana: una nueva historia 55 a. C. - 450 d . C. Stroud: Amberley Publishing. ISBN 978-1-4456-0146-5.
  • Sam Moorhead; David Stuttard (2012). Los romanos que dieron forma a Gran Bretaña . Londres: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-25189-8.
  • Peter Salway (1993). Una historia de la Bretaña romana . Oxford: Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN 978-0-19-280138-8.
  • Malcolm Todd, ed. (2004). Un compañero de la Bretaña romana . Oxford: Blackwell. ISBN 978-0-631-21823-4.
  • Charlotte Higgins (2014). Bajo otro cielo . Londres: Vintage. ISBN 978-0-09-955209-3.

Fuentes e inscripciones históricas

  • VA Maxfield; B. Dobson (2006) [publicado por primera vez en 1969]. Inscripciones de la Bretaña romana . LACTOR 4 (4ª ed.). ISBN 978-0-903625-32-6.
  • Anthony R. Birley (2005). El gobierno romano de Gran Bretaña . Prensa de la Universidad de Oxford.
  • RG Collingwood; RP Wright; RSO Tomlin (1995) [publicado por primera vez en 1965]. Vol. I: Inscripciones en piedra . Inscripciones romanas de Gran Bretaña (Ed. Revisada). Stroud. ASIN  B00F45BDAM .
  • RG Collingwood; RP Wright (1990). Sheppard Frere; RSO Tomlin (eds.). Inscripciones romanas de Gran Bretaña . Vol. II: Instrumentum Domesticum . Fasc. I. La diplomata militar; lingotes de metal; teselas; muere; etiquetas; y sellados de plomo (en latín). Stroud.
  • Sheppard Frere; RSO Tomlin, eds. (1991-1995). Inscripciones romanas de Gran Bretaña . Vol. II. Fascs. 2-8 . Stroud.
  • Stanley Ireland (2008) [publicado por primera vez en 1986]. Gran Bretaña romana: un libro de consulta . Londres: Routledge. ISBN 978-0-415-47178-7.
  • Andreas Kakoschke (2011). Die Personennamen im römischen Britannien [ Nombres personales en la Bretaña romana ]. Hildesheim: Olms-Weidmann. ISBN 978-3-487-14628-7.
  • Remache ALF; C. Smith (1979). Los topónimos de la Bretaña romana . Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-2077-7.

Comercio

  • César Carreras Monfort y PPA Funari (1998). Britannia y el Mediterráneo: Estudios Sobre el Abastecimiento de Aceite Bético y africano en Britannia [ Gran Bretaña y el Mediterráneo: Estudios sobre el suministro de aceite bético y africano en Britannia] (en español). Barcelona: Publicacions Universitat de Barcelona. ISBN 978-84-475-1950-7.
  • Joan du Plat Taylor; Henry Cleere, eds. (1978). Transporte y comercio romano: Gran Bretaña y las provincias del Rin . Londres: Consejo de Arqueología Británica. ISBN 978-0-900312-62-5.
  • Michael Fulford (1977), "Cerámica y el comercio exterior de Gran Bretaña en el período romano tardío", en DPS Peacock (ed.), Pottery and Early Commerce. Caracterización y comercio de cerámica romana y posterior , Londres: Academic Press, págs. 35–84, ISBN 978-0-12-547850-2
  • Michael Fulford (1984), "Demostrando la dependencia económica de Britannia en los siglos I y II", en TFC Blagg; Anthony King (eds.), Military and Civilian in Roman Britain: Cultural Relationships in a Frontier Province , Oxford: British Archaeological Reports, págs. 129-142
  • Michael Fulford (1991), "Gran Bretaña y el Imperio Romano: la evidencia del comercio regional y de larga distancia", en RFJ Jones (ed.), Gran Bretaña romana: Tendencias recientes , Sheffield: JR Collis Publications, págs. 35–47, ISBN 978-0-906090-39-8
  • Michael Fulford (2007), "Coasting Britannia: comercio romano y tráfico alrededor de las costas de Gran Bretaña", en Chris Gosden; Helena Hamerow; Philip de Jersey; Gary Lock (eds.), Comunidades y conexiones: Ensayos en honor a Barry Cunliffe , Oxford University Press, págs. 54–74, ISBN 978-0-19-923034-1
  • Francis Morris (2010). Conectividad del canal y el mar del Norte durante la Edad del Hierro tardía y el período romano (175/150 a. C. - 409 d . C.) . Serie Internacional de Informes Arqueológicos Británicos. Oxford: Archaeopress.
  • DPS Peacock; DF Williams (1986). Ánforas en la economía romana . Londres: Longman. ISBN 978-0-582-06555-0.
  • Paul Tyers (1996). Cerámica romana en Gran Bretaña . Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-7412-1.
  • Paul Tyers (1996). "Ánforas romanas en Gran Bretaña". Arqueología de Internet . Consejo de Arqueología Británica. 1 . doi : 10.11141 / ia.1.6 .

Economía

  • L. Allason-Jones (2002). "La industria del jet y los comercios aliados en la Gran Bretaña romana". En Peter R. Wilson; Precio de Jennifer (eds.). Aspectos de la industria en el Yorkshire romano y el norte . Oxford: Oxbow. págs. 125-132. ISBN 978-1-84217-078-6.
  • JRL Allen; Michael Fulford (1996). "La distribución de la alfarería de categoría I bruñida en negro del sureste de Dorset en el suroeste de Gran Bretaña". Britannia . Sociedad de Promoción de los Estudios Romanos. 27 : 223-281. doi : 10.2307 / 527045 . JSTOR  527045 .
  • JRL Allen; Michael Fulford; JA Todd (2007). "Esquisto kimmeridgiano quemado en Early Roman Silchester, sureste de Inglaterra, y la industria de geomateriales aglomerados complejos de Poole-Purbeck". Oxford Journal of Archaeology . 26 (2): 167-191. doi : 10.1111 / j.1468-0092.2007.00279.x .
  • Henry Cleere; D. Crossley (1995). Jeremy Hodgkinson (ed.). La industria del hierro de Weald (2ª ed.). Prensa del priorato de Merton. ISBN 978-1-898937-04-3.
  • Michael Fulford (1989), "The economy of Roman Britain", en Malcolm Todd (ed.), Research on Roman Britain 1960–89 , Londres: Society for the Promotion of Roman Studies, págs. 175–201, ISBN 978-0-907764-13-7
  • Michael Fulford (2004), "Estructuras económicas", en Malcolm Todd (ed.), A Companion to Roman Britain , Oxford: Blackwell, ISBN 978-0-631-21823-4
  • CJ Going (1992). "¿Las 'ondas largas' económicas en el período romano? Un reconocimiento de la evidencia de cerámica Romano-Británica". Oxford Journal of Archaeology . 11 (1): 93-117. doi : 10.1111 / j.1468-0092.1992.tb00259.x .
  • Barri Jones; David Mattingly (2002) [publicado por primera vez en 1990]. An Atlas of Roman Britain (Nueva ed.). Oxford: Oxbow. ISBN 978-1-84217-067-0. (véanse las págs. 179-232).
  • David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Pingüino. ISBN 978-0-14-014822-0. (véanse las págs. 491–528).
  • Richard Reece (2002). La acuñación de la Bretaña romana . Stroud: The History Press. ISBN 978-0-7524-2523-8.
  • Paul Tyers (1996). Cerámica romana en Gran Bretaña . Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-7412-1.
  • Christopher J. Young (1977). La industria de la cerámica romana de la región de Oxford . Informes arqueológicos británicos. Oxford: Archaeopress. ISBN 978-0-86054-001-4.

Gobierno provincial

  • Anthony R. Birley (2005). El gobierno romano de Gran Bretaña . Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN 978-0-19-925237-4.

Desarrollo provincial

  • Alfonso Burgers (2001). Los suministros de agua y estructuras relacionadas de la Bretaña romana . Informes arqueológicos británicos. Oxford: Archaeopress. ISBN 978-1-84171-189-8.
  • Barri Jones; David Mattingly (2002) [publicado por primera vez en 1990]. An Atlas of Roman Britain (Nueva ed.). Oxford: Oxbow. ISBN 978-1-84217-067-0. (véanse las págs. 141-178).
  • Ivan D. Margary (1973) [publicado por primera vez en 1967]. Roman Roads in Britain (3ª ed.). Londres: J. Baker. ISBN 978-0-212-97001-8. OCLC  491650913 .
  • David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Pingüino. ISBN 978-0-14-014822-0.
  • Martin Millet (1992) [publicado por primera vez en 1990]. La romanización de Gran Bretaña: un ensayo de interpretación arqueológica . Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 978-0-521-42864-4.

El ejército romano en Gran Bretaña

  • Yvette Rathbone; DW Rathbone (2012). Fuentes literarias para la Bretaña romana . LACTOR 11 (4ª ed.). ISBN 978-0-903625-35-7.
  • Julio César . Comentarios sobre la Guerra de las Galias . 58–54 a . C.
  • Alan K. Bowman (2004). Vida y cartas en la frontera romana: Vindolanda y su gente (segunda edición revisada). Londres: Prensa del Museo Británico . ISBN 978-0-7141-2246-5.
  • Barri Jones; David Mattingly (2002) [publicado por primera vez en 1990]. An Atlas of Roman Britain (Nueva ed.). Oxford: Oxbow. ISBN 978-1-84217-067-0. (véanse las págs. 64-140).
  • John Manley (2002). 43 dC: La invasión romana de Gran Bretaña: una reevaluación . The History Press. ISBN 978-0-7524-1959-6.
  • David JP Mason (2009). Gran Bretaña romana y la marina romana (rústica 1ª ed.). The History Press. ISBN 978-0-7524-2541-2.
  • David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Pingüino. ISBN 978-0-14-014822-0. (véanse las págs. 85-252).
  • Andrew Pearson (2002). The Roman Shore Forts: defensas costeras del sur de Gran Bretaña . The History Press. ISBN 978-0-7524-1949-7.

Vida urbana

  • David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Pingüino. ISBN 978-0-14-014822-0. (véanse las págs. 253–350).
  • Martin Millet (1992) [publicado por primera vez en 1990]. La romanización de Gran Bretaña: un ensayo de interpretación arqueológica . Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 978-0-521-42864-4.
  • John Wacher (1995). The Towns of Roman Britain (segunda edición revisada). Routledge. ISBN 978-0-7134-7319-3.

Vida rural

  • Barri Jones; David Mattingly (2002) [publicado por primera vez en 1990]. An Atlas of Roman Britain (Nueva ed.). Oxford: Oxbow. ISBN 978-1-84217-067-0. (véanse las págs. 233-263).
  • David Mattingly (2006). Una posesión imperial: Gran Bretaña en el Imperio Romano . Pingüino. ISBN 978-0-14-014822-0. (véanse las págs. 351–427).
  • Martin Millet (1992) [publicado por primera vez en 1990]. La romanización de Gran Bretaña: un ensayo de interpretación arqueológica . Prensa de la Universidad de Cambridge. ISBN 978-0-521-42864-4.
  • John Percival (1976). La villa romana: una introducción histórica . Estudios de Batsford en arqueología. Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-3238-1.

Religión

  • Martin Henig (1984). Religión en la Bretaña romana . Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-1220-8.
  • Barri Jones; David Mattingly (2002) [publicado por primera vez en 1990]. An Atlas of Roman Britain (Nueva ed.). Oxford: Oxbow. ISBN 978-1-84217-067-0. (véanse las págs. 264-305).

Arte

  • Martin Henig (1995). El arte de la Bretaña romana . Londres: Batsford. ISBN 978-0-7134-5430-7.

enlaces externos

  • Gran Bretaña romana en In Our Time en la BBC
  • Cronología de la Gran Bretaña romana en BBC
  • Los romanos en Gran Bretaña : información sobre los romanos en Gran Bretaña, incluida la vida cotidiana
  • Gran Bretaña romana : todo lo que tiene que ver con la Gran Bretaña romana, especialmente geográfica, militar y administrativa
  • El ejército y la marina romanos en Gran Bretaña , por Peter Green
  • Bretaña romana , de Guy de la Bédoyère
  • Bretaña romana en LacusCurtius
  • "Roman London:" En sus propias palabras " " (PDF) . por Kevin Flude
  • Bretaña romana - Historia
  • Roman Colchester
  • Roman Wales RCAHMW
  • The Rural Settlement of Roman Britain - base de datos de evidencia excavada de asentamientos rurales
TOP